4.6.16

Lisandro Zeno, un trasplantado ejemplar (por Corina Moscovich.)

Desde que estoy en Luxemburgo, una de las historias que seguí a través de los medios de comunicación y de las redes sociales  y que captó mi atención fue la de Lisandro Zeno: una noticia feliz entre medio de tantas noticias tristes y en un momento de sumo antagonismo político.
Recuerdo leer los mensajes de la gente deseándole lo mejor, bendiciéndolo, compartiendo historias. Googlear en los días posteriores a su trasplante su nombre para tener noticias más frescas sobre su evolución. Emocionarme hasta las lágrimas con su optimismo, verlo en fotos con su familia, con su novia, con sus amigos y sentir genuina alegría por su recuperación, por su viaje por el norte de Argentina, por el amor de la gente.
Vamos por parte... Hasta sus 24 años Lisandro Zeno era esencialmente un jugador de rugby (tercera línea) del Jockey Club de Rosario y un estudiante avanzado de medicina. De repente, un diagnóstico de leucemia lo desafió a buscar soluciones prácticas. Esa fue su reacción: no se deprimió. No se quejó. Optó por tomar decisiones. Sabía que necesitaría un donante y junto a sus seres queridos y sus amigos de la vida llevaron adelante un periplo por conseguir una médula compatible con la suya. Fue tan grande el alcance del pedido que llegó a oídos del Papa Francisco, quien lo bendijo a través de un breve mensaje por video.

Los Zeno en Salta, Argentina.
A casi siete meses de intensa búsqueda del donante, los Zeno se encontraron con un resultado algo optimista. El potencial donante de médula - brasileño de 39 años que había manifestado hace varios años su voluntad de ser donante- era muy difícil de ubicar. Entonces, el hermano de Lisandro pidió ayuda -específica y con detalles- por las redes sociales.
Rosarino, deportista y casi de la misma generación que Zeno, Lio Messi, una vez al tanto de la urgente situación de Lisandro,  escribió un mensaje en su cuenta de Instagram: "Si sos hombre, brasileño, tenés 39 años, sangre 0 positivo y en algún momento manifestaste tu voluntad de donar medula ósea, te están buscando. Acércate cuanto antes al ABTO (Asociación Brasileña de Trasplantes de Órganos) porque sos el más compatible del mundo con un argentino que tiene leucemia y te necesita a vos para salvar su vida. Sos su única oportunidad.” Como si lo hubiera gritado desde la cumbre del Everest, hubo eco en forma instantánea. Con la ayuda de Messi y la de muchos más, el mensaje llegó a quién debía llegar.
Para prepararse para el trasplante en sí, que se realizó el 10 de septiembre de 2015, Lisandro primero recibió quimioterapia para destruir toda su médula ósea y poder recibir células nuevas. A lo largo de su tratamiento estuvo varias veces internado y necesitó también de varias transfusiones sanguíneas. Todo el tiempo Lisandro estuvo acompañado por sus seres queridos, sus amigos de la vida y la solidaridad y el cariño de la gente de Rosario, de Argentina y de otros países del mundo. A partir del trasplante de Zeno las donaciones de sangre en el Sanatorio Británico de Rosario, justamente donde fue operado por primera vez, se quintuplicaron. Aún en periodo de recuperación, Zeno empezó a colaborar en campañas de concientización, dejando el mensaje bien en claro: La donación de médula es una donación en vida. Donar órganos, donar sangre y donar médula ósea salva vidas.
L. Zeno otros dos trasplantados de médula, ambos de Rosario y de Central también.
Deseo a través de este blog ayudar a difundir la donación de médula en Luxemburgo y una historia singular de coraje, solidaridad y optimismo como la de Lisandro Zeno, por quien siento un gran respeto y admiración.

-Desde lejos, pero siguiendo tu caso “de cerca”, siempre me pareció que tuviste una claridad mental asombrosa respecto a tu diagnóstico y a tu futuro. ¿Fue tu conocimiento como estudiante de medicina, la fe, las ganas? 
-Sin dudas lo más importante de lo que nos pasa es el enfoque que le pongamos. Con esto quiero decir que es más importante el "como" que el "qué". Desde un primer momento el médico me aclaró que el 50% de mi tratamiento lo manejaba yo con mis pensamientos y mis ganas de lucharla, asique no me deje manejar nunca por el miedo y siempre le puse optimismo y ganas de vivir. A pesar de estar enfermo, me propuse disfrutar y verlo como una etapa más de mi vida donde tenía dos opciones: victimizarme y quejarme o lucharla y aprovechar la enfermedad para crecer como persona y ayudar a los demás.
-¿Cuál es la mejor manera para que personas de toda clase social y/o nivel de educación dejen de lado los tabúes y acepten ser donantes de médula ósea? 
-Yo a pesar de ser casi médico, no era donante y ni siquiera estaba enterado de cómo era el proceso para serlo. Una vez que me entere lo fácil que era, comencé a hacer campaña para concientizar.  Creo que la mejor manera de conseguir donantes es a través de la educación de la población en general y de los niños y adolescentes en las escuelas que son los donantes del futuro.
-¿Hiciste campaña de concientización con niños o adolescentes? 
-Algo hicimos en escuelas y colegios, aunque creo que para que sea algo masivo tiene que haber un compromiso que baje desde el ministerio de educación para que llegue a TODOS los establecimientos educativos del país.
-Nombrá gente conocida que esté comprometida con la causa de donación y concientización.
-Julián Weich es alguien muy comprometido con la solidaridad y nos ayuda permanentemente. Facundo Arana está comprometido con la donación porque le tocó de cerca. Messi hizo varios vídeos sobre el tema.

Con su hermano y hermana.
-¿Qué sabés sobre la donación de médula en otros países en relación a la donación en Argentina? 
-Los países con mayor cantidad de donantes son Estados Unidos y Alemania con casi 5 millones de donantes posibles cada uno. Nosotros nos incorporamos hace solo trece años al registro mundial y ya contamos con 150 mil donantes, aumentando ese número en gran cantidad gracias a las colectas externas que se realizan por el trabajo desinteresado de muchísimos voluntarios.
-¿Cómo son los costos y tiempos de un trasplante? 
-Los costos dependen del centro donde lo hagas, pero actualmente el promedio ronda los 500 mil pesos. Por supuesto que por la ley nacional de trasplantes ese monto debe pagarlo en su totalidad la obra social de la persona que lo necesite. Los tiempos son de un mes de internación con aislamiento, donde primero te borran tu medula enferma con quimioterapia para que le deje lugar a la nueva medula recibida del donante.
-¿Cómo te sentís haber sido trasplantado? 
-Yo lo viví como un nuevo nacimiento, una segunda oportunidad para poder disfrutar de esta hermosa vida que tenemos.
-¿Estás en contacto con tu donante? 
-Al donante lo amo sin siquiera conocerlo, cosa que voy a poder hacer cuando se cumpla un año del trasplante, es decir dentro de 3 meses. Es por una política del Incucai que los trasplantes sean secretos para evitar cualquier tipo de arreglo.
-¿Qué papel tuvo el deporte en tu historia personal y especialmente desde noviembre de 2014?
-Esfuerzo, paciencia, perseverancia, trabajo en equipo, solidaridad y demás valores. El deporte en general es fundamental y más un deporte en equipo. Te enseña valores que son fundamentales para la vida, más allá del deporte en sí.

Con su primo, su hermana y su prima un fin de semana reciente, en el club. 
-¿Qué tan rápido ayudaron las redes sociales para encontrar a tu donante? 
-No somos conscientes del poder real que tienen las redes sociales para ayudarnos en causas solidarias. La gente hoy en día pasa mucho tiempo navegando por las redes, y en mi caso creo que fue fundamental para localizar al donante que ya sabíamos quién era pero no lo podían ubicar allá en Brasil.
-Ya te estás por recibir de médico. ¿Cambió tu decisión en cuanto a tu elección de especialización después de tu enfermedad? 
-Sí, antes de enfermarme quería ser urólogo y seguir la tradición familiar. Ahora espero dedicarme a algo que tenga que ver con la medicina social, ayudando a la gente que la tiene que luchar contra enfermedades similares a la mía. Y con todo lo que tenga que ver con la concientización.

Lichu, en Colombia,  alentando a Central con amigos.
-¿Volvés a jugar al rugby para ganar un campeonato? 
-Este año el médico no me deja jugar al rugby por ser un deporte de contacto. Trato de seguir a mi equipo donde juegue y estar cerca de ellos que tanto los quiero. Ahora estoy jugando al fútbol y haciendo algo de running.

Gracias! 
-Lindas preguntas, además de concientizar estas entrevistas me sirven para reflexionar y seguir aprendiendo de lo que me pasó. Te lo agradezco.

Corina Moscovich






1 comment:

Gustavo Salej said...

q buen reportaje! excelente...