28.12.13

Germany: Bonn's Altstadt (Old Town)

Bonn's Altstadt (Old Town) is close to the giant administrative center of the city at the Berliner Platz and the Old Cemetery

“Alte Heerstrasse” and nearby “Breite strasse” are quiet, cobble stoned one-way-streets which are  lined with beautiful old houses, quirky shops, cute cafes, pubs and international restaurants and street art. 

With its narrow roads and picturesque old style houses, the quarter is a popular place to live. It has a very multicultural and collegiate touch. Altstadt boasts an inner-city atmosphere and stretches all the way to the council office buildings in the north. 
Art aficionados could do worse than paying a visit to the Kunstcarré (Artists' Square) as well as the Art Forum. Other arty attractions include Bonn Art Society on the Hochstadenring, and Women's Museum (Frauenmuseum) on Im Krausfeld street. 
This is Pawlow´s bar. I love it, it´s my place to write on paper...
The artists’ quarter is bounded by the Bornheimer Strasse, Hochstaden-Ring/Kaiser-Karl Ring, Römerstrasse and Oxfordstrasse. Other popular streets are Dorotheenstrasse, Maxstrasse and Wolfstrasse.

25.12.13

Notas rápidas sobre Berlín (por Corina Moscovich)

Ciudad cosmopolita a más no poder, a tal punto de a veces olvidarme de dónde estoy. Como una ciudad “usada”, no todo brilla, una ciudad con historia. Vaya historia...
Algunos de los lugares que visité: 
La torre de la Televisión de Berlín, que con 368 metros de altura, es el edificio más alto de Alemania. Fue construida por la RDA en 1969 como símbolo del poderío comunista frente al capitalismo. 
La Puerta de Brandenburgo, que inaugurada en 1791 es un símbolo del triunfo de la paz sobre las armas. Con 26 metros de altura, recuerda a los monumentos de la Acrópolis de Atenas. Está en una plaza que fue reconstruida tal cual los planos originales. En realidad hay mucho debate hoy en día sobre el dinero que se gasta/invierte en Berlín para “reconstruir” los edificios como antes de la guerra. También por eso Berlín (y creo que otras ciudades de Alemania pero en menor escala) están todo el tiempo en constante cambio.
También visité el Checkpoint Charlie, que fue el paso fronterizo más utilizado durante la Guerra Fría. Se utilizaba para cruzar a Berlín Este desde Berlín Oeste. Y luego, aunque la mayor parte fue derribada en los años 90, todavía quedan algunos fragmentos del Muro de Berlín, muro que durante 28 años dividió la ciudad. 

De todo, lo que más me impresionó fue el Monumento al Holocausto: 2.711 bloques de hormigón de diferentes alturas en recuerdo de los judíos asesinados. A algunas personas les impresiona y a otras les parece un horror, pero nadie se queda indiferente. 
 Parece como un laberinto, sin embargo, al estar en el medio, o en el costado, en fin, en cualquier parte, siempre hacia algún lado se ve una salida. Vaya mensaje el del arquitecto que pudo concretar una idea tan gigante. 









 Debajo, está el centro de información, que contiene una sala inicial donde se da (en textos e imágenes)  un panorama general de la política del terror nacional socialista  entre 1933 y 1945. Luego está la sala de las dimensiones (para mí la más impresionante) que contiene entradas de diarios personales, cartas y últimas anotaciones escritas durante el Holocausto. 




Cuando salía me encontré con un grupo que seguía con atención las explicaciones de un guía que hablaba en castellano. Me quedé con ellos y así recorrí otros lugares, con más y mejores explicaciones. En el lugar donde estuvo el búnker del señor H. ahora se ve esto:
Luego, en donde se encuentra la actual facultad de derecho, es donde tuvo lugar la quema de libros en 1933. El memorial en Bebelplatz fue diseñado por el artista israelí Micha Ullman. El recordatorio, llamado 'Bibliothek' (biblioteca) – apunta a cómo allí, el 10 de Mayo de 1933, los Nazis quemaron más de 20.000 libros que supuestamente no eran “alemanes” de la biblioteca de la Universidad de Humboldt. Se la puede ver desde arriba de Bebelplatz: es una instalación de bibliotecas blancas vacías, que de alguna manera, representan ésos libros ausentes. Una ventana instalada en el piso/techo permite a los pasajeros mirar hacia abajo. Muy fuerte.

Además, hay una placa con la siguiente frase de Heinrich Heine de 1821:   Das war ein Vorspiel nur, dort wo man Bücher/ Verbrennt, verbrennt man auch am Ende Menschen (That was just a prelude, where books /Are burnt, people will eventually burn too)
¿Más Berlín?






Corina Moscovich

16.12.13

Jewish Cemeteries in Bonn Cementerios judíos en Bonn

1)After the Second World War 33 gravestones were discovered in the old part of  Bad Godesberg at the foot of Godesberg (originally called Woudensberg /Wodensberg, i.e. Mount Wodan). They belonged to the old Bad Godesberg Jewish cemetery. The cemetery, apparently destroyed during Nazi era, was primarily located on the southeast side of Godesberg and was used to bury the dead ca. 1730 to 1895, 1901. The gravestones, with Hebrew or Hebrew/ German inscriptions, were reinstalled a few steps from here on a site at Aennchenstrasse. Therefore, the place which today is known as Bad Godesberg old Jewish cemetery is de facto no cemetery but only a memorial. Después de la Segunda Guerra Mundial 33 lápidas fueron descubiertas en el casco antiguo de Bad Godesberg , al pie de Godesberg (originalmente llamado Woudensberg / Wodensberg, es decir, el Monte Wodan). Pertenecían al antiguo cementerio judío Bad Godesberg . El cementerio, al parecer destruido durante la era nazi, se encontraba principalmente en el lado sureste de Godesberg y fue utilizado para enterrar a los muertos cerca de 1730 hasta 1895, 1901. Las lápidas, con inscripciones en hebreo o alemán, se reinstalaron a pocos pasos de aquí en Aennchenstrasse . Por lo tanto, el lugar que hoy se conoce como antiguo cementerio judío Bad Godesberg no es en sí un cementerio, sino un recordatorio.
2) The new (Bonn-) Bad Godesberg Jewish cemetery is a section (IV) of Burgfriedhof (castle cemetery) with many beautiful last resting places of celebrities and popular people. The cemetery also located on Godesberg below of the Chapel of St. Michael today counts 53 gravestones and was used by the Bad Godesberg Jewish community 1895-1980. The last person buried at the cemetery was on December 1998. El nuevo cementerio judío (Bonn-) Bad Godesberg  es la sección (IV) de Burgfriedhof (castillo cementerio) con muchos lugares hermosos de último descanso de celebridades y gente popular . El cementerio, que también se encuentra en Godesberg debajo de la capilla de San Miguel, cuenta hoy con 53 lápidas y fue utilizado por la comunidad judía de Bad Godesberg entre 1895 -1980. La última persona enterrada en el cementerio fue en diciembre de 1998.
3) The (Bonn-) Bad Godesberg/Mehlem Jewish cemetery, not publicly accessible, is located on a hill (Rodderberg) at Oberaustrasse/Levystrasse – near Rolandsbogen – overlooking the Rhine Valley. The oldest of the 35 preserved gravestones dates from 1868, the last funeral took place in 1941. El (cementerio judío- Bonn) Bad Godesberg /Mehlem , no accesible al público , está situado en una colina ( Rodderberg ) en Oberaustrasse /Levystrasse - cerca de Rolandsbogen - con vista al valle del Rhin . La fecha más antigua de las 35 lápidas conservadas es de 1868, el último funeral tuvo lugar en 1941.


10.11.13

La ciudad del fútbol. Relato de una pasión. Museo de la Ciudad (Rosario, S.Fe, Argentina)(por Corina Moscovich)

La ciudad del fútbol. Relato de una pasión se presenta como un recorrido por los inicios del “pata bola”, una de las denominaciones que tomó el incipiente deporte hacia fines del siglo XIX, su florecimiento y popularización, su fervor y su cualidad característica de ser un manantial permanente de figuras for export.La historia del fútbol en Rosario va de la mano con la del nuevo entramado social que se conformaba a fines de 1800. Tradición extranjera nacionalizada y apropiada por los rosarinos, los primeros latidos del fútbol rosarino estuvieron ligados a la inmigración inglesa. Con la llegada de los británicos, que venían para impulsar el desarrollo ferroviario, se incorporó su bagaje de costumbres y usanzas. 
Para ese momento, 1863, en Gran Bretaña ya llevaba algunos años la práctica de un nuevo deporte: el “football”. Con el tiempo comenzó a contar con una amplia simpatía social, siendo los lugares de trabajo y luego el barrio los primeros reductos desde donde se impulsó el desarrollo del actualmente tan popular deporte. Tal fue el caso de los empleados de los talleres del Ferrocarril Central Argentino, quienes lo practicaban después de la jornada laboral, por lo que decidieron crear un club de fútbol exclusivo para los trabajadores del ferrocarril; y el caso del inglés Isaac Newell y su esposa, ambos docentes del Colegio San Bartolomé, que fundaron el Colegio Comercial Anglo Argentino, una de las primeras instituciones en reunir la educación con la práctica del fútbol.
Ya por 1.900 el fútbol se practicaba a lo largo y lo ancho de la ciudad. Otros clubes irían surgiendo en los barrios rosarinos: algunos de ellos serían Tiro Federal, Central Córdoba y Argentino de Rosario, quienes, junto con Central y Newell´s, serían los cinco grandes del fútbol local.

(Adaptado de http://www.museodelaciudad.org.ar) A través de cuatro salas, la muestra exhibe, además de la nutrida historia, fotografías y objetos representativos como camisetas, copas, botines y trofeos de distintas épocas. También hay dispositivos interactivos para que la cuota lúdica no pierda protagonismo. Así, datos, personajes, equipos, curiosidades, campeonatos y anécdotas, tienen en las paredes su porción de gloria.
La Palomita de Poy y la Zurda de Zanabria. Las leyendas del Trinche y de Gabino Sosa. Los goles de Kempes, del Patón Bauza y de Condorito Ramos. Omar Palma, el Tata Martino y el Loco Bielsa, son algunos de los nombres que sonarán en la muestra. Rosario, forjadora de campeones y de brillante trayectoria, no sólo ha moldeado su propio folclore local, sino que ha puesto al fútbol y a futbolistas de la ciudad en boca de todo el país y del mundo. Batistuta, Angelito Di María y el Messías, la Pulga, o simplemente Messi, son figuras que la ciudad vio nacer y cuyo camino repasa esta exposición.

ASOCIACIÓN ROSARINA DE FÚTBOL

Se desempeña como institución colaboradora debido a la importancia en la organización y el fomento del fútbol en la ciudad. Nacida en 1905 como la Liga Rosarina de Fútbol, en 1931 deviene en la Asociación Rosarina de Fútbol, a pocos días de haberse creado la Liga Argentina de Football (que tres años más tarde pasaría a llamarse de manera definitiva Asociación del Fútbol Argentino -AFA-). De los primeros clubes que con un centenar de jugadores en actividad tuvieron la visión de organizar el juego que crecía geométricamente, hasta los 65 clubes afiliados con 1.100 equipos participantes en todas las divisiones y 17.500 jugadores inscriptos hoy en día, todos han aportado a la grandeza del fútbol rosarino.
También cuenta con reproducciones de obras relacionadas con el fútbol de artistas locales como Julio Vanzo (colección Museo Castagnino) y con una sala de proyección permanente, instalada en El invernadero, donde se puede ver material audiovisual de todos los tiempos, presentando una edición que compila los momentos memorables de la historia futbolítica rosarina.




MESSI LIONEL ANDRÉS 30 DE MARZO DE 1994 

 
 
 

http://www.youtube.com/watch?v=IhEC_0dSHG4