24.5.17

Day- trips from Luxembourg by train: Koblenz, Germany (5 hours are enough for a visit)

As soon as I arrived to Koblenz after a 3 hour trip, I went to the Tourist Information, where I was given a city map. The town has the shape of a triangle and it is located on both banks of the Rhein River at its confluence with the Moselle River. Yes, Koblenz -from Latin (ad) confluentes-  is the place where the Mosel and the Rhein meet.
In this monument you can see Emperor William I on horseback.
The Rhein ferry is indeed a convenient and also scenic way to cross the Rhein River (first and most popular option is to take the cable car to visit the Ehrenbreitstein Fortress).
Fortress Ehrenbreitstein as seen from Koblenz
 
    It´s really small on the other side of the river but it´s adorable.





Back to Koblenz. The touristic places, although it is a working day, are quite busy. It´s a sunny and warm day (Yes!) Of course, as I observe in many other cities of this part of Europe, shops always have customers.
Cool sculptures here and there.

Plan your own adventure: Return train ticket (Luxembourg - Koblenz) with just one change in Wittlich (Germany): €30.  For a late lunch, I had a yummy Caprese salad with a glass of fresh local white wine. Prices are a bit cheaper than in Luxembourg.
It was great to leave Lux for a day and enjoy Koblenz during five sunny hours. It´s a charming town.
Corina Moscovich

Do you want to read more about Germany in my blog? Here is one about Bonn http://corinamoscovich.blogspot.lu/2013/12/germany-bonns-altstadt-old-town.html
these ones are in Spanish (primeras sensaciones, Leipzig, Berlín) http://corinamoscovich.blogspot.lu/2012/12/ba.html

10.5.17

Histoire suisse (Français comme langue étrangère)

La scène s´est déroulée à Berne. On me jure qu´elle est vraie.
On donc, dans un restaurant self-service, une honorable dame de 75 ans choisit un vol de soupe et va s´installer à une table. “Flute” se dit-elle, j´ai oublié le morceau de pain.
Elle se lève, prend son pain, retourne à sa place... et trouve un Noir attablé devant la soupe. Et qui est même en train de la manger.
“Alors ça, se dit-elle, c´est la meilleure. Mais c´est sans aucun doute un pauvre homme. Je ne lui ferai pas de remarque, mais tout de même, je ne vais pas me laisser complétement faire...”.
Elle s´empare d´une cuiller, s´assied en face du Noir et, sans dire un mot, pioche également dans le bol de soupe. Et l´homme et la femme soupent ensemble, à tour de rôle, et en silence.
Puis le Noir se lève.
Il va chercher une confortable assiette de spaghettis à la Bolognaise, et la dispose devant la gentille dame. Avec deux fourchettes!
Et ils mangent tous les deux, toujours en silence et à tour de rôle.
En fin ils se quittent.
“Au revoir”, dit la dame paisiblement.
“Au revoir”, répond le Noir, avec une douce lueur dans les yeux. Il donne l´impression d´un homme qui est heureux d´avoir aidé son prochain...
Il s´en va donc, et la dame le suit des yeux.
Du même coup, elle voit, sur la table d´à côté... un bol de soupe qui semblait avoir été oublié.

Source: Crapel, Lire... Didier, 1991.


8.4.17

Notas grabadas 7 - Acción de invierno para Cruz Roja de Luxemburgo

Decoración a la entrada
31 de marzo, último día de voluntariado de la Acción de invierno para la Croix Rouge en Luxemburgo. El día de hoy tiene dos partes: lo “habitual” y la otra, esta nochecita con un cierre un poco formal con los voluntarios, con gente de la parte del ministerio que subvenciona la Cruz Roja, con personal, etc. Primero me voy a referir a la primera parte, muy movilizante. Ya desde antes de entrar, para mí hoy era el último día, pero para los beneficiarios no solo eso. Ya la noche de ayer había sido la última para poder dormir en el refugio. Justamente, la “Wanteraktioun” funciona durante el invierno (cuatro meses). Afortunadamente, muchos lo pudieron prever y resolver de un modo u otro su situación de calle. Otros seguirán durmiendo en la calle por elección pero hubo algunos pocos casos que no tenían nada. Nada de nada. Entonces hoy se vivieron momentos muy fuertes, muy tristes. Esto mientras que también en lo personal es difícil... Fue una mañana y un comienzo de tarde bastante lleno de emociones.
Indicaciones para el toilette :)
Pude observar como “el señor de la sopa” (un apodo mío para identificar a un voluntario “full time” local de unos 60 años que se dedicó siempre y exclusivamente a servir la sopa) se despidió con lágrimas en los ojos de la coordinadora. Recién hoy pude contar un poco más de mí, ya que hasta ahora, prácticamente lo único -y quizás también muy valioso, claro- que los coordinadores conocían de mí era mi desempeño dentro de ese comedor. Y fue bastante liberador poder hablar de mi propia realidad, que si bien no es tan extrema como la de los beneficiarios, tiene algunos puntos en común. Me cuesta mucho articular las palabras, principalmente por la emoción. Y quedé muy cansada porque justo el último día, éramos muy pocos voluntarios para hacer cantidad de cosas. Noto que tomé un montón de agua y no sé si fue tanto por la sed o el cansancio sino justamente por la emoción: el tomar agua me ayudó de alguna manera a respirar, a pasar todo eso.

Hoy también varios de los asistentes al comedor, cuando se iban saludaban como “hoy es el último día”, daban las gracias. Eso fue conmovedor. Y pasé el cuaderno -donde los testimonios, los agradecimientos en diferentes idiomas, de variada caligrafía y ortografía-, son un claro muestrario del tipo de gente que pasó por la Cruz Roja. Las fotos a continuación (no figuran los nombres) reflejan algo de esta experiencia. Hubo algunas expresiones o frases que me quedaron grabadas. 
Hoy, un señor que siempre es amable, correcto, con buenos modales escribió todos los renglones de una página entera. Allí,  agradeció el consejo, el incentivo, la comida caliente diaria y un lugar donde dormir cada noche “après une journée lourde de vagabondage, recherches et incertitudes”. 
Francés, luxemburgués, inglés, etc 
Otro se refirió a los trabajadores de la Cruz Roja como “kind and friendly to everybody without racism” y concluyo: “I thank them all”.
Si bien ya había realizado tareas de voluntariado, lo que noté en la Cruz Roja de Luxemburgo es un perfil bajo y un gran respeto tanto de los beneficiarios como de los coordinadores. El ayudar me ayudó, aún en días cuando me era inimaginable pensar que yo podría ayudar a alguien. Pude volver a reflexionar temas clásicos dentro de mi cabeza como la fe, la familia, la amistad, la soledad, el dar y darse, el amor, la acción, la sonrisa, los idiomas, la comunicación, la sociedad, la organización, la nutrición y la desnutrición, etcétera.
Este voluntariado en sí me sirvió para contactarme con gente luxemburguesa, aprender sobre las capas de la sociedad de Luxemburgo, hablar francés, español, inglés y activar mi conocimiento de alemán y de luxemburgués. Gracias.
Corina Moscovich

Acá podés leer las entradas anteriores sobre el mismo tema.



24.3.17

Notas grabadas 6 - Acción de invierno para Cruz Roja de Luxemburgo

Marzo 2017: El viernes pasado finalmente empezamos a poner en práctica una idea que yo había propuesto hacía ya un tiempo: que los sans abri que asistieron al comedor durante el invierno pudieran expresar por escrito (palabras o dibujos) y sin distinción de idioma sus opiniones, emociones, etc. Una de las coordinadoras compró un cuaderno, fibras y me lo entregó; dándome pie así para iniciar esta tarea. Si bien soy escritora, coordino talleres de escritura desde hace años, etcétera... responder brevemente al “¿Y qué escribo?, “¿Para qué?” o “¿Por qué?” de los asistentes al comedor fue un desafío. Primó la sinceridad y la naturalidad de mi parte y así, de a poco, se empezaron a animar. Les dejaba el cuaderno una vez que habían terminado de almorzar (aún sentados) o sino, antes de que pasaran al “living”, un espacio lleno de sofás donde pueden dormir una siestita, mirar películas de los DVD a disposición y/o jugar al ping-pong. Los mensajes -hasta ahora- fueron escritos en árabe (y luego traducidos oralmente al francés para compartir el mensaje), inglés, español, portugués, alemán, italiano. Algunos señores no se mostraron interesados. Hubo una persona que me dijo que no sabía escribir. Hubo alguien que hizo una catarsis al escribir que había perdido todo: su trabajo, su lugar, su mujer. El mensaje duró unos diez renglones y luego de leerlo, en su presencia, necesité fuerza para poder darle ánimo. Otro escribió sobre nosotros, los voluntarios, como “los trabajadores invisibles” y al entregarme el cuaderno, volvió a repetir la misma idea: una agraciada metáfora. 

En la Croix Rouge nos traducimos unos a otros: en lo personal muchas veces hablo en español con alguien y luego, traduzco esa charla para compartirla con alguno de los coordinadores u otro voluntario. Luxemburgués, francés, alemán... Aprendo palabras. Repaso vocabulario que aprendí pero no tuve muchas oportunidades de usar. Incluso a veces suele ser divertido encontrar la forma de comunicarnos. No es todo drama.

Unos días después estando en la cola del supermercado a punto de pagar, me encontré con un señor que solía asistir al comedor. Me contó que había conseguido un trabajo y que ya no necesitaba ir a la Croix Rouge porque ya está alquilándose un cuarto y tiene para comer. Y volvió a agradecer insistiendo en “lo que hacen ustedes”... Me dio alegría saber que su paso por allí fue temporario, que pudo salir adelante.
Corina Moscovich 

Acá podés leer las entradas anteriores sobre el mismo tema.
http://corinamoscovich.blogspot.lu/2016/12/notas-grabadas-3-accion-de-invierno.html
http://corinamoscovich.blogspot.lu/2017/03/notas-grabadas-5-accion-de-invierno.html

16.3.17

Notas grabadas 5- Acción de invierno para Cruz Roja Lux

Hoy es 10 de marzo, el cielo está celeste, estoy usando mi campera de invierno menos abrigada (la súper abrigada ya la dejé guardada aparte). Ahora quedan con hoy cuatro viernes en Croix Rouge. Yo grabé, luego desgrabé para mi blog mis tres primeros viernes y a partir del cuarto (eso era todavía en diciembre) fue como que pasaba tanto que no podía captarlo todo. El invierno fue muy duro, a nivel climático, a nivel de lo vivido en Winteraktion y también en lo personal. 
El tiempo pasó, sigue pasando y ahora, tomé la decisión de grabar y luego escribir, para este último mes de marzo que terminará en una celebración con todos los otros voluntarios el 31 de marzo. Ya por la calle a veces me cruzo con algunos de los que vienen a almorzar. Sin embargo, el intercambio dentro del comedor, es mucho mayor... Estoy por entrar. El cielo está increíble. Sigo después.
Corina Moscovich
                          
Acá podés leer las entradas anteriores sobre el mismo tema.



2.2.17

"Ser de sangre" en Salón del libro en Luxemburgo

Des rencontres signatures sur les stands avec des écrivains
Dimanche 05 Mars 14h00 Corina Moscovich (salle 2e étage)
Présentation de son livre Ser de sangre (Elipsis, 2016)