31.10.10

Quotes from South African National Galery (Cape Town, SA)

“We see what surrounds us and we make it our own”
Isa Kabini, 1994 (South African Ndebele painter following in the footsteps of the earliest Ndebele mural artists such as Esther Mahlangu and Francine Ndimande. All have gained international recognition for their work which has been exhibited from South Africa to Paris, Australia, New York, China and many other places).

“Strangely the foreign lives within us: he is the hidden face of our identity, the space that wrecks our abode, the time in which understanding and affinity founder. By recognizing him within ourselves, we are spared detesting him in himself. A symptom that precisely turns “we” into a problem perhaps makes it impossible. The foreigner comes in when the consciousness of my difference arises, and he disappears when we all acknowledge ourselves as foreigners”
Julia Kristeva (Strangers to ourselves).

Español como Lengua Extranjera (Guinea Ecuatorial, Africa)

Una noche estando en un bar con amigos en Cape Town, Sudáfrica, conocimos a Victoria (and friends). Ella escuchó que era de Argentina y se puso a hablar en español, lo que me llamó mucho la atención, porque ella parecía una sudafricana más y en general en Sudáfrica el castellano o español no se practica mucho por parte de los nativos. Error, Victoria es de Guinea Ecuatorial, África. Fue la primera vez en mi vida que conocí a alguien de un lugar tan distante y en el que se habla español. Fue una emocion. Me acordé de pronto de clases de E/LE en el postítulo y de tantas otras experiencias áulicas, que ahora cobraban sentido. Viajar por el mundo y ver la realidad siempre es fuerte. Hablar de Guinea Ecuatorial supone hablar de la única ex-colonia española en el África negra y de la que fue una provincia más de España. Hace más de 42 años que alcanzó su independencia pero muchos ya han olvidado que sus ciudadanos fueron españoles no hace tanto tiempo. Como consecuencia, en Guinea Ecuatorial se habla español pero para muchos esto no es suficiente para considerarlo un país hermano a la altura de los países latinoamericanos.

Historia: En el año 1968 España anunció, tras las presiones de Naciones Unidas y de grupos políticos guineanos, la independencia de esta colonia que, hasta ese momento, estaba con el estatus de Comunidad Autónoma de la Guinea Ecuatorial. Muchos ciudadanos hispano-guineanos van a la península en los últimos años buscando el acogimiento de la que una vez fue su patria hermana y se encuentran con un país amnésico que considera a los guineanos de la misma manera que cualquier otro procedente de un país africano.
En Guinea Ecuatorial existían las mismas instituciones y fuerzas de seguridad que en España. Bien conocido por muchos es la presencia de la Guardia Civil, rebautizada como Guardia Territorial de la Región Ecuatorial, y que allí estuvo presente hasta 1969, cuando regresaron a territorio español tras la independencia del país africano. Este cuerpo se fue nutriendo de efectivos nativos del país que más tarde conformaron la Guardia Nacional, semilla de las fuerzas de seguridad guineanas que se formaron tras la independencia. En 1471 fueron los portugueses los primeros colonizadores de las islas del golfo de Guinea. En 1641 se estableció en una de sus islas la Compañía Holandesa de las Indias Orientales para establecer comercio de esclavos, que fue sustituida en 1648 por la Compañía de Corisco portuguesa que, tristemente, se dedicó al mismo tipo de comercio. Desde el fuerte de Punta Joko, los portugueses vendieron esclavos a Francia, Inglaterra y España hasta 1753. Debido a acuerdos con el Imperio Español, estas islas pasaron a ser españolas en 1778 formando parte del Virreinato del Río de la Plata.
Entre 1826 y 1832, la isla de Bioko fue ocupada por los ingleses que pretendían frenar el tráfico de esclavos. Finalmente, y tras la salida británica, España alza su pabellón en territorio guineano. Años más tarde, en 1926, España unió las islas con el territorio continental denominándose como la colonia de Guinea Española. Pero España ya carecía de recursos económicos como para mantener una estructura sólida en África y la colonia se comienza a resquebrajar tras la Guerra Civil Española, acabando con la independencia de la región en 1968.
Hoy: En Guinea Ecuatorial, en lo que se refiere a la gastronomía y algunas costumbres, podemos degustar una rica paella guineana aderezada con productos regionales e, incluso, un magnífico cocido madrileño al estilo africano. También se conoce el jamón serrano aunque supone algo inalcanzable económicamente para la clase media ecuatoguineana. El petróleo es el principal activo del país con varias empresas norteamericanas existentes en la zona. Teodoro Obiang Nguema es el gobernador dictatorial del país que ha convertido a Guinea Ecuatorial en el principal foco de narcotráfico del África Occidental y ha conseguido que el país esté entre los primeros en el ranking de los más corruptos del planeta. Estos son los dos grandes logros del dictador Obiang, aparte de mantener a una población sumida en la pobreza, a pesar de las rentas petrolíferas, que provocan una esperanza de vida que no supera los 50 años, la más baja del mundo hispano. El español es la principal lengua del país, junto con las lenguas nativas, pero comienza a perder territorio, si no se remedia, frente al fránces y el portugués, lenguas co-oficales en el país donde también se hablan lenguas locales, destacan el fang, bubi y annobonés.
Se dice que es un país mucho más cercano a España de lo que los propios españoles creen. Muchos empresarios han emigrado a este país africano para asentar allí sus negocios y otros muchos para simplemente disfrutar de un país rico en naturaleza en el corazón de África y que habla con acento español.

19.10.10

Página/12 :: Rosario "Un encuentro agónico" por Corina Moscovich y Eugenio Previgliano

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/rosario/14-25637-2010-10-07.html

CONTRATAPA
UN ENCUENTRO AGÓNICO
Por Corina Moscovich y Eugenio Previgliano

"Para irse primero hay que estar" le había dicho su tarotista. Ana pensaba en irse, más como una posibilidad que podía quedar en posibilidad o no pero que igual la hacía fantasear de sobremanera. Haber estado con ese otro hombre tres veces estando aún con su marido era algo que la avergonzaba, aunque sólo hasta cierto punto. Sabía dónde había dejado que aquel otro más joven, más atractivo, más pasional pasara la raya. Fue esto después de que ella se enterara que su marido había salido con una mina a sus espaldas: para volver primero hay que irse, pensó. Se preguntaba si alguna vez sabría con certeza si él la había engañado. El decía y juraba que no, que nunca la había engañado, que siempre le fue fiel. Ese mismo miércoles le había dicho a su marido: "Así no va más". Ahora estaba durmiendo aún bajo el mismo techo, quizás hasta que consiguiera un departamento. La separación era un hecho aunque ella no supiera todavía si por un tiempo o para siempre.
El marido de Ana tuvo al principio una actitud ambivalente, le estudiaba los ojos por las tardes con una languidez decepcionante, que en otro momento podría haberle resultado sugestiva. Aceptó inmediatamente mudarse a dormir al sillón y empezó a ver por televisión unas películas clase B, apagando con el silencio del televisor los gemidos de monstruos y zombies. Ella siguió pensando: pensó en cómo amoblaría el departamento, pensó en lo que se llevaría de aquella casa que durante tanto tiempo había sido de los dos, se imaginó una tarde de otoño escuchando a Philip Glass en el nuevo departamento y tal vez con ese hombre, que había estremecido su cuerpo con unos gestos que ella sólo quería recordar sin culpa.
No es que a él lo hubiera inquietado demasiado la demora de Ana, su esposa: la tercera vez que miró el reloj pensó que no se atrevería a arrepentirse por haber dejado a Laura tan temprano en La Terminal. Pensó: La trampa es perfecta, Laura sólo puede venir una o dos veces por mes desde San Jorge. A pocos conoce ella en nuestro ambiente y es dócil y generosa como pocas mujeres lo son: no tiene apuro, se entrega con placer y sumisión, y disfruta del tiempo que compartimos. Mejor que se haga tarde esperando y no dar explicaciones por mi propia demora, se dijo a sí mismo, mientras volvía a encender su celular.
Y lo que la torturaba y seguramente la seguiría torturando era pensar porqué no lo había dejado antes. Ahora sentía ganas de vomitar, quizás en algún punto se daba asco por como había actuado. Lloraba por su marido aún cuando había disfrutado de esas lindas y lujuriosas tardes con aquel otro joven. Y no podía dejar de admitir que la había pasado fantástico. Cada una de las veces había tenido más contenido que las anteriores. Ella en el segundo encuentro le había dicho: "La piel tiene memoria". Y antes de retirarse de su departamento de estudiante, Ana le había confesado: "Estás sexy así" (sentado en la cama, desnudo pero tapado hasta su cintura con la sábana blanca). Y algo ruborizada había agregado: "Lo voy a guardar para mi banco de imágenes".
A su marido, la segunda demora de Ana lo inquietó. Venía de un día difícil en el banco, de un mar de inquietud de todos los compañeros ante la reestructuración operativa y prefirió volver a su casa antes de seguir discutiendo en un bar con sus colegas. Ana no llegaba. Ya había pasado la hora habitual de la cena.
En un principio, a Ana la "revancha" nunca la había hecho sentir mejor. Pero después, ella sintió que se había portado peor que su marido. Sentía que no tenía perdón. Analizaba si ambos podrían pensar en la posibilidad de "empezar de 0" y solo por ganas y deseo, no porque tuvieran que "hacer la tarea". Los dos eran muy distintos entre sí, por fortuna y desgracia. En su tiempo libre, él gozaba del silencio y cuando estaban juntos, él pretendía lo mismo: silencio. Entonces Ana recordaba la vez que había estado en una cama pequeña, con aquel otro hombre. La primera vez ella había llegado al orgasmo con esfuerzo, luego de que él hubiese acabado como en final de concierto. La segunda vez ella acabó en Disneylandia pero él ni alcanzó a arrugar las sábanas. Para Ana, sentirlo transpirar sobre su cuerpo había sido una enorme alegría, un alivio, una sensación de tarea bien hecha, como una bendición.
Difícil definir esa incipiente relación. Cinco años de conocerse de la oficina. Muy parecidos en cuanto a la personalidad. Pese a la diferencia de edad, él tenía a veces reacciones o comentarios en los que Ana se sentía "espejada". Le seducía mucho: por su capacidad de diálogo, por su sensibilidad tan oculta y evidente a la vez. Sin embargo Ana sentía que no se podía subir a la calesita, pero luego de muchos años de matrimonio contradictorio, pensó en comenzar a atreverse a ser lo que era. A sentir. A querer más y a exigir más. A no hacer más "collage" respecto de sí misma. Ana se dijo: Basta. "Es tiempo de empezar a levantar capas", murmuró. El tiempo dirá como sigue la historia.
Él, aún su marido, camina con un paso forzadamente moderado hacia su casa: cree, sabe o intuye que Ana no resistirá mucho más esta situación. Ayer le ha dicho a Laura que tenía una entrevista importante, sólo por eludirla, aunque Laura no suspendió su viaje desde San Jorge. Imagina escenas, urde argumentos, por momentos siente celos de Laura en la ciudad, y piensa qué posibilidades le asisten porque siente o recuerda que las decisiones de Ana son inapelables y eso lo inquieta. Por la otra calle, sin embargo, con pasos que van al ritmo de su corazón Ana se dirige donde, por lo menos hasta hoy, está su casa; va llena de inquietudes y proyectos; para vivir un gran amor, recuerda, es menester, ser hombre de una sola mujer, y los versos de Vinicius le resuenan en su sonrisa, y anda con el paso entusiasmado. El hijo puede esperar.

16.10.10

Música: Rodrigo (Sánchez) y Gabriela (Quintero) por Corina Moscovich

Cuando estaba en Port Elizabeth, en Sudáfrica, en el auto de mi amigo Sean, tuve la oportunidad de escuchar un cd "grabado" que prácticamente me dejó congelada al escucharlo. "Rodrigo y Gabriela" fue la referencia que me dio Sean, al preguntar de quién se trataba... A meses de tal descubrimiento, aquí incluyo la referencia y la interesante historia de estos valiosos músicos. Here you can read it in English from their own website: http://www.rodgab.com/history.htm

(info de wopvideos.com) Son dos guitarristas mexicanos establecidos en Dublín poseedores de un sonido único creado en sus guitarras acústicas. Su música es difícil de definir; involucrando rock and roll, mezclándose con influencias clásicas y españolas. El fuego interior viene de una pasión de toda la vida por la música metalera. 
Rodrigo es un hábil requintista que se puede desplazar de una gran velocidad a un sensual movimiento en un solo traste, mientras que Gabriela emplea rápidas técnicas rítmicas. Sus percusiones en las cuerdas y en la caja de la guitarrra nos lleva inevitablemente a la comparación con el flamenco – el cuál lo reconocen como una influencia únicamente. El repertorio del dúo va más allá de los estilos folkóricos latinos debido al nexo con el metal: no se debe uno perder sus covers “Stariway to Heaven” de Led Zepellin y “Orion” de Metallica, y en “Ixtapa” , la presencia del ardiente violinista gitano Roby Lakatos es deleitable.
LA HISTORIA: Rodrigo y Gabriela se conocieron de adolescentes en la Casa de la Cultura en la Ciudad de México en donde el hermano de Rodrigo era el Director. Rodrigo tocaba la batería – algo que nunca le dijo a Gabriela, y formaron Tierra Ácida , donde ella se les unió en la guitarra. Se identificaron al instante; ambos adolescentes reprobaron el exámen del Conservatorio y empezaron a tocar rock. Antes de unirse a Tierra Acida, Gabriela estuvo en tres grupos de chicas: “Las Brujas”, “Subterráneo” y “Las Hormigas” al mismo tiempo, “Tierra Acida” tenía una ética de trabajo disciplinado: “ Era mental, “ recuerda, “ ensayábamos cinco horas diarias todos los días con descansos muy cortos y casi sin hablar.”
“Tierra Acida” tocaba en los antros más escabrosos de la Ciudad de México y vivían de trabajos diurnos (Gabriela enseñaba tonadas de Metallica a vecinos y Rodrigo hacía música para programas de un canal de TV). Grabaron un disco pero no pudieron firmar el contrato, así que se concentraron en aprender más estilos. De hecho, solían vagar con amigos y sobrevivían tocando bossa novas en bares de hoteles. “Entonces fue cuando decidimos viajar a Europa.”
Su primer punto de llegada fue Dublín , Irlanda. “Era el lugar más desconocido para nosotros”, explica Gabriela, la más comunicativa. “ Una chica mexicana nos ofreció su casa allá.” Llegaron a Dublín de noche, sin hablar nada de inglés y entre los 2 tenían 1,000 dlls. En la puerta de la chica encontraron una nota que decía que lo sentía pero que no se podían quedar ahí, así que tomaron un taxi que los llevó durante toda la noche de hostel a hostel. Finalmente rentaron un lugar y el dinero pronto se acabó. “Así que tuvimos que tocar en las calles.” Era 1999:”Eramos unos especimenes muy exóticos!”. Se hicieron pronto de reputación y trabajaban en fiestas familiares, bodas y en galerías; tocando covers y composiciones propias, “ Todavía queríamos componer música metalera, pero todo lo que llegaba era latino!” Entonces Dublín estaba en auge con festivales de música y galerías y con una floreciente escena para el rock; y los dos mexicanos se codeaban con músicos locales en los bares. En invierno se mudaron a Dinamarca y comenzaron de nuevo – esta vez tocando en las calles a -3 grados! La breve experiencia en Copenhagen fue la inspiración para dos piezas del álbum: “Diablo Rojo” una temible montaña rusa de la ciudad, y “Viking Man”, el apodo de un vagabundo de quien se hicieron amigos y quien los impulsó a tocar en las calles heladas. Después llegaron a Barcelona, pero en esta ocasión los dueños del club asumieron que tocaban música de mariachi y no les permitieron tocar en su estilo único, así que Rodrigo y Gabriela terminaron en la calle principal Las Ramblas causando un gran alboroto con la policía catalana. Justo a tiempo llegó una llamada de Irlanda pidiéndoles que regresaran y tocaran en el recién abierto Sugar Club. Damián Rice, un amigo que entonces también tocaba en las calles, los invitó a abrir sus shows, y en 2003 grabaron “Re-Foc”, y un año después “Live Manchester and Dublin” , los cuáles los llevaron a entrar al circuito musical mundial – y más allá.

Para dejar un comentario: cliqueá en “comentarios”, saldrá una ventana donde escribir y justo debajo, la forma en que quieras identificarte (Google; anónimo; nombre/URL). Las traducciones a otros idiomas son bienvenidas. Por favor contactáme a corinamoscovich@gmail.com

To leave your comment clik on “comentarios”, you will see a pop up window where you can write it. Just below, you decide how you want to identify (Google; anónimo; nombre/URL). Translations to other languages are welcomed. Please contact me to corinamoscovich@gmail.com