8.11.08

A publication of The Bismarck Tribune 2003

When push comes to pull
Bismarck development to the north is showing no signs of going south
---> By JACLYN METZ, For the Tribune

Corina Moscovich, an assistant Spanish teacher at the University of Mary, is amazed at the state of affairs in her native country.
"Argentina is a county of immigrants. One hundred years ago it was one of the best countries in the world and now the third generation descendants of the immigrants are leaving Argentina to look for opportunities in Europe," Moscovich said.
Moscovich will only be at Mary for a year, and then she might go back to Argentina -- but only for a few months.
"I would like to get a job as a Spanish teacher in the United States somewhere," Moscovich said.
How about North Dakota?
"There are not really many jobs in North Dakota for Spanish teachers. There really should be, because Spanish is an important language," Moscovich said.
Perhaps it's not surprising that North Dakota is not an international destination teeming with culturally diverse people. But, like Argentina past, it used to be. Now, like Argentina present, many third-generation North Dakotans are leaving to find opportunity elsewhere. However, they are not leaving for another country, just another state.
What's a state to do? Solutions seem to come mostly in the form of tax breaks and incentives aimed at luring new companies in to hire North Dakota workers. The problem is, soon there might not be anyone left to hire.
What if the incentives were given to immigrants rather than companies?
What if North Dakota attempted to once again become a destination for people of foreign nations? What if the department of immigration was revived to tell potential foreigners about our state?
"If people from Argentina move to America they usually move to bigger cities. Many people don't know what North Dakota is -- it needs more promotion," Moscovich said.
Bill Patrie, rural development director for the North Dakota Association of Rural Electric and Telecommunication Cooperatives, would agree. The one-time economic development director for North Dakota under Gov. George Sinner, Patrie has been involved in North Dakota development for quite some time. His experience has convinced him that reinstating an old practice of welcoming foreigners to North Dakota is the only way to revitalize a somewhat stagnant state.
"North Dakota's department of immigration was ended in 1933 under Gov. Bill Langer. We had about 680,000 people at the time," Patrie said. "In 2001, a bill was introduced during the legislative session that would create a department of immigration once again in North Dakota. The bill didn't even make it out of committee."
Patrie said that there are two forces that cause migration -- a push and a pull force.
"Right now, the push force is working against us," he said. "Young people are leaving because they believe, and they are told, that life is more exciting outside of North Dakota. This is a concern, but I think we need to understand and create pull forces to North Dakota. People are leaving their countries because of political unrest, religious intolerance and lack of decent employment. There are 1.2 billion people in the world who earn less than a dollar a day. We have nice houses, schools, churches and land available. We should be recruiting immigrants who don't naturally know about North Dakota."
Once these immigrants come, where would they work? Shouldn't there be jobs ready and available for those who don't want to farm?
"Economies don't create people, people create economies," Patrie said. "The immigrants who are brought in will get on their feet and get established. Right now we're trying to develop economic programs that would recruit people who already have everything."
Post-Sept. 11 suspicions of foreigners concerns Patrie.
"We've gotten into a situation where it is common to try to stomp on immigration and compassion," Patrie said.
Although Patrie's suggestions are mostly aimed at the immigrants who come from down-on-their-luck sort of nations, he understands that there are highly skilled immigrants who would like to come to America for economical as well as other reasons.
"I think that Sen. Dorgan had a good idea when he proposed that visas for highly skilled workers (of which there are only so many) be given only to states with out-migration problems," Patrie said.
Forces that push North Dakotans out may actually attract foreign workers. Salaheddine Elhassani works as the lead programmer at Bismarck's Documents Conversion Inc. Originally from Morocco, he attended North Dakota State University, and said he made a natural transition to a job in North Dakota. North Dakota's conservative nature appeals to Elhassani, who practices the religion of Islam.
"Bismarck is a nice town," he said. "There are a lot of people who ask me questions and I enjoy sharing things about my faith with them. I don't feel like here there is a lot of discrimination."
Obtaining the proper visas to work here has not been a problem for Elhassani, although things have been slower after Sept. 11.
"A 20-day vacation to Morocco ended up being a 40-day trip because I needed a Visa stamp from the American Consulate in Morocco," Elhassani said.
Once foreign workers are attracted to North Dakota, perhaps coveted corporations would soon follow. Robert Black, manager of human resources and public affairs at Unisys Corporation, said that positive things happen when different cultures are given a chance to utilize their unique skills.
"Being foreign-friendly establishes Bismarck as a place where there are people with multiple language fluencies and companies may be more interested in moving here," Black said.
Unisys probably didn't choose to establish itself in Bismarck because of its diversity, but since opening its doors in 1994, it has gathered a growing number of Bismarck's more diverse.
"Hiring workers who are fluent in different languages is part of our commitment to customer service," Black said. "We work with vendors on all major continents and it's nice to be able to serve them in their native languages."
Terumi Sharp of Japan, Fatima Hirsch and Marlene Dukart of Brazil, Leandra Miani of Argentina, Margoth Kostelecky of Colombia and Rebecca Horner of Mexico all were excited about the opportunity to use their language skills on the job. The women -- all but Miani were already living in Bismarck when they were hired -- said that working at a company with approximately 230 other employees allows them to share their culture with a lot of interested co-workers.
"I think that Bismarck is a very nice place with open people," Sharp said. "They are curious about our different cultures and this helps them broaden their vision."
The women from the Latin countries recently shared their salsa dancing skills with Bismarck's God's Child Project. Horner was the first to become involved and she quickly put her Unisys connections to work on the well-received benefit dance.
"I think that the doors are opening more and more to different cultures in Bismarck," Horner said.

4.11.08

Antología 19 de Fondo Poéticas de la construcción



Poema de Miguel Culaciati
Arcano
para encontrar alguna forma cabida algún techo cobijo y Dios
inventamos las palabras nos miramos con asombro las huellas
buscando el orígen de los pasos el código la pista
en la conciencia del arcano parentesco _






Antología 19 de Fondo Poéticas de la construcción 31 10 08

Sobre 19 de Fondo (La Capital, Señales)

21-12-08 Por Augusto Munaro

Sentimiento de lo incompleto
Puntos de partida. “Me guío por el afecto y por el trabajo de cada uno”, dice María Paula Alzugaray. (Foto: N. Juncos)
Pocos días antes de inaugurarse el XVI Festival de Poesía, se presentó la antología temática 19 de fondo. Poéticas de la construcción (Gatogrillè Ediciones). Un libro plural que reúne voces rosarinas tan disímiles e ineludibles como María Paula Alzugaray, Mariana Brebbia, Mariana Busso, Miguel Culaciati, Marcelo Cutró, Irina Garbatzky, Mercedes Gómez de la Cruz, Lisandro González, Ricardo Guiamet, Fernando Marquínez, Corina Moscovivh, Patricio Raffo, Germán Roffler, Alicia Salinas, Fabricio Simeoni, Pablo Crash Solomonoff, Federico Tinivella, Orlando Valdez y Beatriz Vignoli. Diecinueve modos dinámicos y variados de abordar un mismo tópico, la construcción como metáfora de la siempre transformadora y polimórfica poesía.
La edición, a cargo de María Paula Alzugaray, quien compiló y editó los textos, se presentó en el Centro de Arquitectura y Diseño del Colegio de Arquitectos. Ordenados por autores y, dentro de éstos, alfabéticamente, cada selección poética va precedida de una nota biográfica y una bibliografía mínima, especializada en su poesía. La antología no tiene prólogo pero sí una colaboración especial del arquitecto y artista plástico Clorindo Testa, que oficia de introducción y señala de modo sintético el devenir de la construcción en la vida del ser humano.
—¿Cómo nació y se desarrolló la propuesta de publicar una antología?
—Como en las oportunidades anteriores, esta selección surgió de la idea placentera de publicar con amigas y amigos poetas, con quienes armamos un corpus colectivo de modo lúdico. Para cada proyecto me guío por el afecto y por el trabajo de cada uno, esa especie de canon popular de la ciudad que en esta obra podría justificar la ausencia de prólogo. Considero que estas experiencias son un valioso intercambio cultural entre diferentes actores de la sociedad que promueven lo artístico. En la actualidad producir escrituras colectivas es infrecuente, y es una pena ya que luego cobra más fuerza la celebración de esa amalgama y, en este caso, concentrarse a escribir de y para algo común siempre conduce a metas felices de reciprocidad.
—¿A qué se debe la elección temática?
—El eje de la construcción se me ocurrió hace unos años y me pareció amplio y enriquecedor para explorar. Pensé en las posibilidades de abordaje que arrojaría dado que infatigablemente estamos construyendo y destruyendo en el planeta Tierra, pensé en las relaciones humanas, en los amores, las emociones, los delirios, los monumentos, los estadios, los objetos, en la evolución. La construcción y la arquitectura, en su afán de hacer finito lo viviente, nos sostienen y definen, están en cada acto vital volviendo encantador lo desconocido cotidiano, aunque la destrucción y las violencias también atraviesan a la palabra. Asimismo asocié el tema al potente proceso de construcción edilicia que está sobrellevando la ciudad de Rosario, y por último ponderé la idea de que instituciones del rubro pudieran involucrarse con el proyecto. Y así fue que el Grupo Asegurador La Segunda, el Colegio de Arquitectos de Rosario, Bauen Pilay, Angel Manuel Álvarez, Irupé Construcciones y Bruno Mascetti se comprometieron a ayudarnos sabiendo que promueven la cooperación y el intercambio y que favorecen el enriquecimiento y la difusión de las expresiones culturales de la ciudad.
—¿Qué criterios se contemplaron al realizar la selección de autores y, especialmente, los trabajos que se presentaron?
—Una antología es por definición una obra heterogénea. Coincido con Arturo Carrera quien dice en el prólogo de la obra Monstruos: "Una antología también nos trae el perverso sentimiento de lo incompleto", de aquello que falta, específicamente de las voces que no fueron citadas. Las voces aquí convocadas sólo obedecen a los afectos del circuito habitual en el que aparecen la trascendencia y el compromiso. Aquí se reúnen poemas de diversos escritores aunque de épocas coincidentes y representando estéticas diferentes. Creo que la notoria singularidad de cada una de las voces agrupadas es un componente que refuerza su atractivo como conjunto y permite avistar, más allá de la circunstancia estricta de la publicación, un terreno de producción que continúa ofreciendo perspectivas para la poesía que se está haciendo en Rosario. Las cuestiones estéticas las decidimos entre todos, ese fue el criterio, el de inclusión desde el título, pasando por el diseño de las tapas y el acuerdo de que no haya prólogo.
—¿Esta antología ayuda a potenciar la identidad poética rosarina actual?
—Leer a los poetas que aparecieron en la década del 90 o que fuimos apareciendo en ella, es encontrarse con una gran diversidad de propuestas. Hay muchas imágenes visuales que piden ser traducidas a otros lenguajes de la sensibilidad. Afortunadamente Rosario tiene la gracia de ser multicultural y de tender a promover la creatividad y a sus artistas. Hay una constante revitalización en el ámbito de las Letras, fomentada a través de reuniones, ediciones, el Festival Internacional de Poesía, talleres, lecturas incesantes, concursos, congresos, proyectos editoriales, que nos han hecho sentir siempre incluidos y partícipes. Creo que esta ciudad no intimida, no acalla, sino que potencia la voz.
—A pesar de la amplia visión en cuanto al número de autores, y estilos, ¿existe, a grosso modo, algún acento que compartan en común?
—Entre todos sigue habiendo un matiz local dado en los paisajes de la ciudad o en el punto de partida desde donde se escribe. Todos estos autores miran el mundo y construyen desde esta ciudad. Y en 19 de fondo no es la excepción, allí se construye un orden, se visita el caos para exponer situaciones, calendarios, identidad, costumbres, lazos y espacios de todos los días. El objeto de esta antología son los lugares de pensamiento, al menos en lo que llamamos invención, y desde ella comenzamos a crear tópicos en cada texto en que la realidad se convierte en una construcción presentada a modo de monumentos personales, hilvanados en viajes y cuerpos, o en la poesía misma. En común también están los dramas de la destrucción en las formas de inundación o derrumbamientos, las texturas del tiempo, las de la infancia con las viejas habitaciones y la crítica a la modernidad, el mobiliario urbano y la inocencia del campo.

Sobre 19 de Fondo (Diario La Capital 02-11-08 Anaquel)

Antología rosarina. Acaba de salir 19 de fondo. Poéticas de la construcción, una antología de poetas rosarinos en torno al tema de la construcción. El libro incluye textos de Beatriz Vignoli, Orlando Valdez, Federico Tinivella, Pablo Crash Solomonoff, Fabricio Simeoni, Alicia Salinas, Germán Roffler, Patricio Raffo, Corina Moscovich, Fernando Marquínez, Ricardo Guiamet, Lisandro González, Mercedes Gómez de la Cruz, Irina Garbatzky, Marcelo Cutró, Miguel Culaciati, Mariana Busso, Mariana Brebbia, María Paula Alzugaray y la colaboración especial del arquitecto y artista plástico Clorindo Testa.

De Rosario 12 acerca de "19 de Fondo" (Antología de poesía rosarina)


CULTURA / ESPECTACULOS › SE PRESENTA 19 DE FONDO, ANTOLOGIA DE POETAS ROSARINOS
Como edificios de palabras
Reunidos por María Paula Alzugaray, un importante grupo de escritores sumó sus trabajos en torno a la construcción, no sólo desde un punto de vista edilicio sino también simbólico. Suman también un invitado de lujo: Clorindo Testa.

Reunidos por María Paula Alzugaray, los trabajos de un importante grupo de poetas rosarinos conforman 19 de fondo, antología que este viernes, a las 20, se presentará en el Centro de Arquitectura y Diseño del Colegio de Arquitectos (subsuelo de Pasaje Pam, Córdoba 954). En torno al tópico de la construcción --con sus variadas acepciones--, el libro permite un acercamiento a algunas de las voces más trascendentes de una generación poética en la que resalta la diversidad. Y que, además, es la tercera antología en su tipo, según resaltó Alzugaray: "La idea surge por otras experiencias parecidas, realizadas en el 2004 y 2006. Los modelos anteriores tuvieron un eje, y reunieron a amigos, afectos cotidianos de la poesía que tienen cierta trascendencia, camino o que han venido trabajando con la palabra".
"La idea fue preservar esta cuestión de grupo y que a la vez haya una generación representada --remarcó la antóloga--. Y por otro lado el eje, así como la otra vez había tenido que ver con el alimento, para ésta tercera edición se me ocurrió que fuera la construcción. Con un concepto amplio, que tiene que ver con la ciudad, con el proyecto edilicio, con la proyección de la ciudad y la región. Y que también se puede trasladar a la construcción de una familia, una amistad, una familia".
Así, el listado incluye a -entre otros- a Beatriz Vignoli, Federico Tinivella, Fabricio Simeoni, Alicia Salinas, Germán Roffler, Patricio Raffo, Lisandro González, Mercedes Gómez de la Cruz, Irina Garbatzky y la propia María Paula Alzugaray. Y suma un invitado de lujo: el prestigioso arquitecto y artista plástico Clorindo Testa.
"Fue un trabajo de todo un año, y a mitad de este año decidí ir en busca de Clorindo Testa. El `no` ya lo tenía, así que le envié un correo explicándole el proyecto y a los dos segundos me contestó su secretaria diciéndome que me iba a llamar. Al otro día me llamó para decirme que le interesaba, pero que él no quería estar ni el la tapa ni en la contratapa. Nos pidió un tiempo y después envió un texto que para todos tiene un poder de síntesis muy grande, entonces lo pusimos al principio del libro para que oficie un poco de introducción, ya que además no tiene prólogo", relató Alzugaray.
Mientras tanto, los textos brindan un panorama amplio sobre la poesía rosarina, y sobre su carácter diverso, según apuntó la antóloga: "Son voces muy diferentes. Sí hay un hilo delgado que tiene que ver con una especie de color local, del litoral. Hay una especie de bisagra, y tiene que ver con que estamos a mitad de camino: no somos del todo urbanistas ni capitalinos, pero tampoco nos vamos mucho para adentro, hacia el campo y demás. Entonces nos desprendemos de la generación de los 90, de lo que fue la poesía de los 90 en Buenos Aires, pero tampoco somos poetas de provincia. Por eso para mí hay un delgado color local. Es una mirada desde acá".
Velada de festejo en la casa de Miguel Culaciati, velada acompañada por vino tinto, empanadas, lectura de poemas, karaoke sin karaoke, etc. En la foto: Marcelo, Patricio, M. Paula, yo, Alicia, Miguel, Orlando, Mercedes. Beatriz sacó la foto.