22.9.09

Definiciones de poetisa, poeta, poet, poesía, poema. Semana poética Festival de Poesía

Del Diccionario online de la Real Academia Española
poetisa 
(Del lat. poetissa).
1. f. Mujer que compone obras poéticas y está dotada de las facultades necesarias para componerlas.
2. f. Mujer que escribe obras poéticas.
poeta (Del lat. poēta, y este del gr. ποιητής).
1. com. Persona que compone obras poéticas y está dotada de las facultades necesarias para componerlas.
2. com. Persona que escribe obras poéticas.

Del Diccionario online WordReference: poet a writer of poems (the term is usually reserved for writers of good poetry)
poetess a woman poet
Del Diccionario online de la Real Academia Española poesía (Del lat. poēsis, y este del gr. ποίησις).
1. f. Manifestación de la belleza o del sentimiento estético por medio de la palabra, en verso o en prosa.
2. f. Cada uno de los géneros en que se dividen las obras literarias. Poesía épica, lírica, dramática.
3. f. por antonom. poesía lírica.
4. f. Poema, composición en verso.
5. f. Poema lírico en verso.
6. f. Idealidad, lirismo, cualidad que suscita un sentimiento hondo de belleza, manifiesta o no por medio del lenguaje.
7. f. Arte de componer obras poéticas en verso o en prosa.

poema (Del it. poēma, y este del gr. ποίημα).
1. m. Obra poética normalmente en verso.
2. m. Tradicionalmente, obra poética de alguna extensión. Poema épico, dramático.
3. m. poema épico.
~ en prosa 1. m. Composición literaria que por su carácter poético se asemeja al poema en verso.
~ sinfónico 1. m. Composición para orquesta, de forma libre y desarrollo sugerido por una idea poética u obra literaria.
ser algo todo un ~, o un ~ 1. locs. verbs. coloqs. U. para indicar que, debido a su carácter ridículo, excesivo o inapropiado resulta fuera de lo que se considera común. El vestido de la novia era todo un poema.
Del Diccionario online WordReference: poem a composition written in metrical feet forming rhythmical lines.

El festival de poesía comenzó el 14 de septiembre, con una presentación en Buenos Aires, y otra en Rosario el martes 15. Voy a retratar postales de lo que personalmente presencié y viví en esta semana de poesía.
Lunes 14 En el ciclo "Poetas del Tercer Mundo" y bajo la organización de la poeta Ale Mendez, leyeron Marcelo Cutró, Leonor Silvestri, Concepción Bertone y Diana Bellessi. El primer poeta aún recuerda a sus abuelos y a su pueblo, brindando a sus poemas un tono de voz que impone admiración y respeto. El estilo de Leonor, fresco y renovador fue un buen contraste: A veces suena como una especie de rap-tango poético, una musicalidad lúdica originalísima. Es luego Pochi Bertone quien confiesa: “Escribo de cigarrillo a cigarrillo”. Y agrega que conversa con Borges y con Beckett y hasta inclusive con una mujer negra a la salida de un mall. Sin dudas, Diana es la poeta más aplaudida de la noche, la más esperada. Termina su lectura con la palabra “viento”, y así quedamos los que la escuchamos, con los cinco sentidos danzando.
Martes 15 En el Centro Cultural Parque de España, en el Teatro Príncipe de Asturias, en la lectura del cubano José Kozer observé su poesía. Sí, observé al poeta leyendo y moviendo su mano derecha como si estuviera dirigiendo una orquesta, moviendo los dedos como un titiritero. Luego, el guatemalteco Alan Mills con una poesía fuerte, algo escalofriante. Y la sensación de la repetición de una palabra: “huye, huída, huir”.

Miércoles 16 en la Biblioteca Argentina la Escuela de Poesía y Edición a cargo del poeta y editor Daniel Durand (sí: Poesía y Edición a cargo de un poeta y editor, nada casual, eh?). La introducción fue con un recitado del poema Long Legged Fly del irlandés W. B. Yeats, pero en castellano. Luego la novedad (por lo menos para la que suscribe) de la poesía de Ricardo Carreira, un poeta atípico dentro del llamado “Arte conceptual”. Un poeta más plástico que poeta con un claro prólogo de Piglia: “Nombra las palabras que nombra lo que ve...”. Interesante, sí sí. “Entro al mar, el agua rodea mis pies como unos zapatos del tamaño del mar” Carreira, un artista que dicen, dio clases de historia en los colectivos (o bondis) de Buenos Aires, molda y desmolda. Muestra cual es el límite del sujeto.
Coffee break para coffee, masitas, sociales, puchos, baños y acto seguido, el aporte de todos los presentes para algunos poetas (de los inscriptos). O sea: Durand repartía copias de poemas –sin el nombre del autor_ enviados con antelación. Nosotros lo analizábamos sin miedo, sin pudor, sin reparos. Hacíamos la devolución a alguien que sabíamos que estaba allí presente pero no sabíamos quien era. Creo que eso es lo que más rescato de cada día y de todo el taller. Los resultados fueron muy ricos. Nadie se ofendió, al contrario, hubo promesas de cambios, de “maquillaje”, de twists, en fin... La idea de que un poema, aunque esté YA escrito, YA impreso, YA dado a conocer, no es un producto acabado for ever, sino que puede mejorarse es algo para tener más que en cuenta.
Miércoles 16, unas cuantas horas después, en el Centro Cultural Parque de España, en el Teatro Príncipe de Asturias, en la lectura de Daniel Durand (sí, el mismo recién mencionado) fue algo shocking. Destaco su dedicatoria: “se lo voy a dedicar a los de la platea derecha” a una platea derecha vacía en el marco de un lunes de f-empty-val de poesía. El público de la platea central y de la izquierda se rió y aplaudió con simpatía. “el cactus busca hacerle cosquillas al mármol” me volvió a la realidad. El festival estaba prácticamente comenzando... Me pregunté: ¿Es Durand un pendeviejo inteligente o un audaz con amigos que lo miman y lo inducen a escribir poesía? El verso “estoy al pedo y hago malabares” quedó quizá flotando como un atisbo de respuesta.
Jueves 17 en la Escuela de Poesía y Edición se introdujo el tema de la traducción de poesía con un poema de Elizabeth Bishop. La segunda parte (after break) tuvo la misma dinámica que el día anterior.
Y el día se hizo noche...
En el espacio cultural de Tercer Mundo Germán Amato me dedicó “Hermano, Paco Urondo”, libro escrito por él y su abuela (Beatriz Urondo), que contiene textos inéditos de Francisco, anécdotas familiares, cartas, fotos, comentarios. Su dedicatoria reza: “Corina: que la historia que se esconde detrás de estas páginas abra una puerta de alegría y silencio profundo”. Amato, sobrino nieto de Urondo, habló de Paco desde el lugar de familiar más que del lugar de teórico. Con un fondo de luz tenue y un silencio de emoción por parte de los presentes, nos hizo saber acerca del vínculo entre su abuela y el hermano Paco. Contó que Beatriz tardó tres años en contar la historia. Y que, luego de hacerlo, temió que fuera triste e incompleta: Sabía que había vacíos. Por eso le pidió ayuda a Germán. Y fue este Germán que reveló que si bien la figura de su tío nunca le había sido extraña, investigarlo fue como completar el árbol familiar.
Minutos más tarde leyó e interpretó algunos textos de dicho libro. Los teatralizó, los sintió y el público de 3º M. lo aplaudió con muchas ganas.
La frutilla del postre la trajeron Alfredo Aguirre y Valeria Rico, quienes representaron una exquisita obra de títeres sobre un Urondo re- compuesto. Fue un coloquio perfecto y a la vez un display diferente de lo que solemos ver en el rosarino bar de Rioja 1089.

Viernes 18 en la primera parte de la Escuela de Poesía y Edición se trató la poesía de la “Generación del 90” con autores como José Villa y Damián Ríos, autor del verso “todos merecemos estar al pedo”...
A la noche, y en uno de mis lugares preferidos de Rosario, el túnel 4 del Centro Cultural Parque de España recibí fotocopias de poemas traducidos del inglés, del alemán al castellano como prólogo a la mesa de lectura y debate dirigida por la talentosa Mirta Rosenberg entre otras calificadas traductoras y/o poetisas. Unluckily, I had to leave before it began...
Sábado 19 en la explanada del Centro Cultural Bernardino Rivadavia, en la Plaza Montenegro tuvo lugar la Maratón de poesía que marcó el cierre de la edición 2009 del Festival Internacional de Poesía de Rosario. Tuvo la participación de varios de los poetas invitados quienes ofrecieron, en un espacio ininterrumpido de lectura, un último poema a los habitantes de la ciudad. Gervasio Monchietti y Andrea Ocampo animaron la maratón. El primero dijo “Seguimos con esta antología oral” y escuchamos “El parrillero” del premiado Leandro Lull. Andrea habló del “sueño de sacar la poesía a la calle” y a continuación siguió una especie de música ignota del poeta belga Kurt De Boodt. Se fueron sucediendo las voces. Como nota de color, una señora “caza-autógrafos” iba persiguiendo a los poetas para que le firmaran el programa. También tuve el privilegio de compartir unas palabras con la gran Juana Bignozzi, observarla al hablar tan animadamente de poetasde los cuales uno puede aprender”, como Pavesse, Tuñón, Juan L Ortiz...
Y a la tarde en el Jardín de los Niños participé de las actividades poéticas pensadas para los niños y los no tan niños. Así terminó la semana de la poesía, entre margaritas de poesías, a la luz del sol.

Siempre trato de ver el lado positivo de las cosas (no es que no vea el otro lado). Los highlights del festival fueron el show de Palo Pandolfo, las pelis del colombiano Víctor Gaviria en el Cine Club; la lectura de Diana Belessi en el Centro Cultural Bernardino Rivadavia, la visita de poetas y gente de prensa al Penal III, y varias de las lecturas en el Túnel 4 y en el Teatro Príncipe de Asturias en el Parque de España.
El Festival tuvo algunas características diferentes este año: Hubo un desdoblamiento de sedes, hubo mayor conocimiento público de las actividades en otros espacios de la ciudad, los poetas invitados tuvieron programados diferentes eventos en la agenda oficial. Definitivamente, la presencia constante de Martín Prieto y Osvaldo Aguirre, entre otros, dio un perfil diferente al de los tiempos de don Diz. A pesar de que aún no se logra que el público no poeta concurra masivamente a escuchar poesía, la prensa a cargo de Valeria Krupick logró al menos que este año la gente que no es “del ambiente poético-cultural” estuviera alguito más al tanto del festival... Festival al que concurro, apoyo, difundo, defiendo quizás por ser rosarina y poeta, quizás porque creo en los espacios para compartir gustos comunes, quizás porque sí, quizás ¿por qué no?

Semana poética:Mercedes Gómez, Fabricio Simeoni, Alejandra Méndez, Corina Moscovich


Poema de Fabri:
Umbilical

La tendencia placentaria
se cuela del tren bala
pide un boleto
los huérfanos de la misma madraza
llegar a la vía antes de ser ombligo
del mecánico embrión
deslizado al flash de estudio
sin que nazcan
los hijos lentos, descarrilados
como enfermos del trayecto
impuesto por la vía
del desarrollo.

Somos el efecto del feto fugaz
en una fotografía desteñida,
la sangre se desparrama
en los homenajes descreídos
del padre y yo.

Juana Bignozzi en Rosario


Poetas del 60 I

juntos en cierta lucidez y varios desprecios
miles de papeles los nuestros
y siempre el pesado bagaje de aquella fiesta
miles de papeles los nuestros
nunca el del buen samaritano
no tuvimos manto suficiente
mucho menos podíamos ofrecerlo
a través de años y países
la misma soberbia de demoledores de panteones
el seductor relato de nuestra memoria
y en mí el nombre de los que he elegido entre ustedes
que no dejo de repetir
para gloria de críticos dolor de resentidos y furia de olvidados
en cuanto me ilusiono con ser escuchada

(de Interior con poeta, Libros de Tierra Firme, 1993 –recopilado en La ley tu ley, Adriana Hidalgo editora, 2000)