29.12.12

E4 Lux (highlight)

Luxemburgo, oficialmente el Gran Ducado de Luxemburgo, es un pequeño país de Europa occidental que forma parte de la Unión Europea. Se trata de un estado sin litoral, rodeado por Francia, Alemania y Bélgica.
Conocida como la Gibraltar del Norte por su pasado convulso, su posición estratégica y su caparazón fortificado, conserva a la perfección un casco histórico y un recinto amurallado que han permitido a la ciudad estar en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. El Gran Ducado es el segundo país a nivel mundial en PIB per cápita. En su agitada historia, este miembro fundador de la Unión Europea, que acoge la sede del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas, pasó de mano en mano desde la posesión española a las múltiples ocupaciones alemanas, pasando por la anexión francesa. El nombre de Luxemburgo proviene de una antigua fortaleza llamada Lucilinburhuc que se ubicaba allí en la época carolingia, a mediados del s. X. Teniendo en cuenta las reducidas distancias en el entorno del Benelux, el tren es la mejor forma de llegar hasta el corazón de Luxemburgo. La pequeña capital del Gran Ducado está a unos 200 kilómetros de Bruselas y a 220 de Estrasburgo. Se puede perfectamente acceder al centro de la ciudad caminando por la avenida de la Liberté hacia el valle del Pétrusse. La avenida lleva directamente al puente Adolphe, en homenaje al Gran Duque que lo erigió a principios del siglo XX. También llamado Puente Nuevo llegó a contar, en aquella época, con el arco de piedra más grande del mundo. El doble arco tiene una altura de 153 metros sobre el valle del Pétrusse. El Viaducto o Pasarela, conocido como el Puente Viejo, se puede usar para volver a la estación al final de nuestra visita por Luxemburgo. Fue construido entre 1859 y 1861 para cruzar el Pétrusse a una altura de 45 metros.

Una ciudad en colores rojos, marrones, pasteles humedecido por una garúa finita casi constante. Puentes protegidos para en caso de suicidio, puentes pequeños, puentes grandes. Castillos enteros, castillos en ruinas, paredes de castillos en ruinas. La disposición de la ciudad es única, la Avenidad de la Libertad (que puede asemejarse a algunas partes de París y/o Bs.As.) es amplia, generosa y permite ver hacia ambos lados sin modernos edificios invasivos. Los edificios modernos vienen más atrás digamos. No invaden, más bien acompañan. Muchos edificios modernos respetan la línea de los antiguos, incluso los imitan. 
Hay estatuas de diferentes materiales en diferentes rincones de la ciudad. La principal y representativa es una estatua como ofrenda a China, es una mujer de oro “Gëlle Fra Memorial”: realizada en 1923 para conmemorar a los hombres de Luxemburgo que murieron en la 1ª Guerra Mundial, hoy en día simboliza la libertad y la resistencia de la gente de Luxemburgo. Hay iglesias preciosas de todos los tamaños, imponentes por lo bien cuidadas que están, al menos en su exterior. El río, para los de Luxemburgo enorme; para mí, infinitamente pequeño comparado al Paraná, está ahora inundado. Hay dos banderas de Luxemburgo, la oficial y la de las rayas azules, blancas, con el león en rojo. 


Hay poca gente nativa o que vive en Luxemburgo, la mayoría son trabajadores de países cercanos, que viajan todos los días.
Frente al palacio o residencia hay un guarda, aún a pesar de que el que manda está en su residencia de invierno. Por ahí hay unos postes muy altos, arriba de todo tienen unas caras en color dorado que a medida que el caminante avanza, parece que la cara lo va siguiendo. Inclusive algunas guiñan el ojo, etc. Muy original y divertido. Me sorprendió gratamente el contraste entre Luxemburgo ciudad y Luxemburgo campo, por ponerle un nombre. Hay verde a rolete, mucho bosque, caminos que me recuerdan partes de Bariloche. Hay viñedos. Producen desde los tiempos romanos diferentes clases de vino, aunque el clima no los favorece. La zona de viñedos se llama Mozelle. Corina Moscovich





Historia de Luxemburgo: En el año 963 el Conde Siegfried eligió el promontorio de Bock para construir su fortaleza, que se convertiría, junto con el primer mercado cercano a la Iglesia San Miguel, en la cuna de la ciudad, rodeado de una simple fortificación. Con los años una segunda y una tercera fortificación se establecieron en el lado Oeste, mientras las rocas del Valle Pétrusse y del Valle Aizette constituían una defensa natural segura. Estas poderosas murallas, sin embargo, no previnieron que los borgoñones tomaran la ciudad por sorpresa en 1443: se desarrollara en una posición estratégica, importante en el tablero de ajedrez europeo. 
Luego de más de cuatro siglos los mejores ingenieros militares de los borgoñones, los franceses, los españoles, los austríacos y la Confederación alemana terminaron transformando la ciudad en una de los emplazamientos más poderosos en el mundo, llamado “Gibraltar del Norte”. Tres fajas de los almenajes proveyeron su defensa: la parte interior fue fortificada por bastiones; la segunda incluyó quince fuertes y la tercera se componía de una pared exterior, contando con nueve fortines, todos tallados en la roca. Una red extraordinaria de 23 km de túneles bajo tierra -los llamados casamatas- y más de 40.000 metros cuadrados de cuartos a prueba de bombas fueron tallados en las fundaciones de roca de la ciudad. Fueron capaces de refugiar no sólo miles de defensores con su equipo y sus caballos, sino también talleres para la artillería y las armas, cocinas, panaderías y mataderos. La fortificación cubría una superficie de 180 hectáreas, mientras la ciudad contaba con sólo cerca de 120 hectáreas, las cuales incluían sus distritos más bajos. El Tratado de Londres, firmado por los super poderes el 11 de Mayo de 1867, estipuló el desmantelamiento de los bastiones, 10% de los cuales aún permanecen visibles.
Las murallas de la fortaleza y la históricamente impresionante Vieja ciudad disfrutan de reputación internacional: desde 1994,  es Patrimonio de la Humanidad según la Unesco. Las Casamatas del Pétrusse son unos pasadizos subterráneos de carácter defensivo, excavados por los españoles en el siglo XVII. También se pueden visitar las casamatas del Bock, junto a la calle Sigefroi, donde fue construida la fortaleza original. (más en www.lcto.lu)
 
 The first stop was at Larochette where I took pictures of what was left of the castle, e.g: the toilets




 We went through Diekirch on our way to Vianden, the big castle.
http://www.associationchateaux.lu/images/vianden02_eyecatcher.jpg

Then we cut through the countryside towards Echternach when we followed the vines and the Mosel river until Remich when we went back to Luxembourg.

País: Luxemburgo      
Ciudad o pueblo: Luxemburgo          
Moneda: Euro
Idioma oficial: Luxemburgués, francés y alemán

Para dejar un comentario: cliqueá en “comentarios”, saldrá una ventana donde escribir y justo debajo, la forma en que quieras identificarte (Google; anónimo; nombre/URL). Las traducciones a otros idiomas son bienvenidas. Por favor contactáme a corinamoscovich@gmail.com
To leave your comment clik on “comentarios”, you will see a pop up window where you can write it. Just below, you decide how you want to identify (Google; anónimo; nombre/URL). Translations to other languages are welcomed. Please contact me to corinamoscovich@gmail.com  

No comments: